María del Carmen Moreno: la lideresa asesinada que se oponía a la expansión petrolera
Leer

María del Carmen Moreno: la lideresa asesinada que se oponía a la expansión petrolera

Juan Pablo Sepúlveda - Mayo 2, 2018

María del Carmen era presidenta de la Junta de Acción Comunal en la vereda Caño Rico, en Arauquita. Se dedicaba a la defensa del territorio, del medio ambiente y de derechos humanos.

Compartir
María del Carmen Moreno Páez | Foto: archivo particular El Tiempo

María del Carmen Moreno Páez iba a trabajar a su finca en la vereda Caño Rico -municipio de Arauquita-, cuando fue secuestrada. Esto sucedió el pasado viernes 27 de abril, y a pesar de los esfuerzos de la Fuerza Pública y de las peticiones que desde el pueblo se hicieron para su liberación, este miércoles 2 de mayo se encontró su cuerpo en la zona rural de su vereda.

Moreno era presidenta de la Junta de Acción Comunal (JAC) de Caño Rico. Además de ser reconocida por su trabajo cercano a la comunidad en la defensa de territorios, medio ambiente y derechos humamos, era madre cabeza de hogar de cinco hijos. En un video difundido en redes sociales, apareció amordazada y leyendo un comunicado que uno de sus captores sostenía al frente de ella: “somos las Autodefensas Unidas de Colombia, conocidas como los paramilitares. Necesitamos que nos consigan mil millones de pesos en el transcurso de 24 horas o la mandamos al cementerio de Arauquita”.

Esta muerte es la número 85 en nuestra lista de líderes sociales asesinados desde el inicio de la implementación del acuerdo de paz entre el gobierno y las Farc. La personera del municipio de Arauquita, Ladys Helena Gélvez Orozco, afirmó que luego la investigación realizada por las autoridades se supo que el grupo paramilitar mencionado no hace presencia en Arauca, y que los que cometieron el secuestro pertenecen a la delincuencia común.

Wbeimar Cetina, presidente de la Federación de Acción Comunal de Arauca, se suma a esta inquietud presentando otra hipótesis: “no podemos asegurar que el secuestro no haya sido por temas económicos, pero no descartamos que sea una represalia política”, dice. “Hemos venido denunciando el ecocidio que están generando las compañías de petróleo en Arauca, y estamos trabajando el tema de una consulta popular en contra de la explotación petrolera. También  hemos denunciado la corrupción en el transporte y en la alimentación escolar, en el tema de salud, de las EPS, y venimos desarrollando actividades en los cascos urbanos por la situación de descomposición social en consumo de alucinógenos, ollas, sitios de prostitución. Todo esto incomoda a algunas personas”.

Por su parte, Jaime Gutiérrez, presidente de las Juntas de Acción Comunal en Colombia, sostiene que el tema del narcotráfico también puede estar de por medio en este y otros asesinatos a líderes: “los cuatro últimos asesinatos que hemos tenido, sabemos que están relacionados con la sustitución de cultivos de uso ilícito”, asegura. “Ellos (los líderes) estaban liderando estos procesos en los territorios, y eso los pone en riesgo. Y las bandas criminales los tienen en la mira porque llegan a las veredas a apoderarse de los terrenos que han dejado las Farc, a avanzar sobre los cultivos de coca. La acción comunal es un obstáculo para el desarrollo del avanzar delincuencial”.

Cabe destacar que en esta zona, además de las bandas delincuenciales, también hacen presencia grupos disidentes de la exguerrilla de las Farc y el ELN, que en marzo secuestró al gerente de la empresa de servicios públicos de Arauca muy cerca de donde asesinaron a María del Carmen.

Otra cosa que llama la atención de este hecho es la supuesta participación de venezolanos en el secuestro y el homicidio. “Hay unas personas de Venezuela involucradas”, afirma Juan Gómez, presidente de Asojuntas en Arauquita. “En una grabación que tienen las fuerzas armadas y en un video que enviaron a la familia se puede comprobar que algunos de los perpetradores fueron venezolanos, por su acento”.

El presidente de la Federación de Acción Comunal de Arauca coincide con esta afirmación: “Esto parece ser producto de una alianza entre malandros venezolanos y colombianos, haciéndose pasar por un grupo paramilitar de autodefensas. De una u otra manera nosotros hacemos diagnósticos y vigilancia en los barrios, y esto nos pone en riesgo. No vamos a generar xenofobia alrededor de los venezolanos, pero queremos controlar la problemática que se genera alrededor de algunos de ellos”.

Según Cetina, María del Carmen es la segunda líder comunal asesinada en  el departamento de Arauca en lo que va de 2018, y la número 26 en todo el país. Se queja de que a pesar de que se han dirigido al Gobierno, al Ministerio del Interior, a la Unidad Nacional de Protección (UNP), a las gobernaciones y alcaldías, no han recibido garantías de seguridad ni se han puesto en marcha estrategias integrales que garanticen su protección.