Los 5 escándalos que dejaron las firmas de Germán Vargas
Leer

Los 5 escándalos que dejaron las firmas de Germán Vargas

Staff ¡Pacifista! - Diciembre 11, 2017

Desde denuncias en la Alcaldía de Cúcuta hasta supuestos infiltrados en Registraduría y en el Sena se han visto en esta recolección de firmas.

Compartir

El pasado 28 de agosto, Germán Vargas Lleras cambió de piel: ese día el ex vicepresidente hizo oficial su aspiración a la presidencia y anunció que esta candidatura no sería inscrita por Cambio Radical – el partido que el mismo ayudó a construir hace más de una década y que desde entonces ha acumulado varios casos de sanciones por parapolítica y corrupción– sino por un grupo significativo de ciudadanos que se encuentran genuinamente interesados en que uno de los hombres más poderosos del país durante los últimos 8 años sea el más poderoso durante cuatro años más.

Desde entonces el candidato ha estado de gira por todo el país, recordando las hazañas que logró con el presupuesto del Ministerio de Vivienda, vendiéndose como el candidato capaz de salvar a Colombia del ‘Castrochavismo’ y twiteando mensajes crípticos acerca de la familia.

Sin embargo, el “movimiento ciudadano” que le colaboró a Vargas Lleras reuniendo las casi 6 millones de firmas que entregó hoy ante la Registraduría se ha visto envuelto en unos cuántos escándalos. A continuación les recordamos algunos.

¿Una manito de la alcadía de Cúcuta?

Durante la primera semana de diciembre circuló por las redes sociales una denuncia en video acerca de la recolección de firmas por Vargas Lleras en Cúcuta. En el video, una mujer acusa a una funcionaria de la alcaldía de Cúcuta de haber hecho pasar una planilla de firmas por el candidato por una hoja de asistencia a una entrega de subsidios de la adminsitración.

“Nos hicieron firmar unas supuestas planillas de asistencia y resulta que estábamos firmando para apoyar a Vargas Lleras”, asegura la mujer que grabó el video.

Días después, la Alcaldía de Cúcuta desminitió que sus funcionarios estuvieran colaborando en “la suscripción de firmas para procesos ajenos”.

En enero de este año La Silla Vacía reportó que Germán Vargas Lleras había sumado a César Rojas, alcalde de Cúcuta y a Ramiro Suárez, su padrino político, quien se encuentra preso en la Picota por homicidio, a su lista de aliados de cara a las elecciones de 2018

El Sena también juega con Vargas Lleras

El octubre de este año, David Suárez, director del SENA en Santander, fue retirado de su cargo. Aunque la institución no ofreció ninguna justificación, la medida fue tomada días después de que se hicieran públicas varias denuncias acerca de cómo a algunos contratistas del SENA les estaban exigiendo entre 100 y 200 firmas apoyando la candidatura de Vargas Lleras para renovar sus contratos con la entidad.

“Los hechos que se han venido denunciando en los últimos días, especialmente la recolección de firmas para la candidatura de Vargas Lleras, dan cuenta de los manejos que se venían dando en esa regional” aseguró en ese momento Aleida Murillo Granados, presidenta nacional del Sindicato del Sena.  Suárez negó las acusaciones y aseguró desconocer las razones que motivaron su salida del SENA.

El único candidato que te lleva a ver a la selección

En septiembre, a pocas semanas del último partido como local de la Selección Colombia en las eliminatorias, un concurso fue lanzado desde las redes sociales de #Mejorvargaslleras, el movimiento ciudadano que apoya la candidatura del exvicepresidente.

La dinámica era sencilla: la persona que reuniera la mayor cantidad de firmas para el patrón se iba para Barranquilla a ver a la selección con boleta, transporte y hospedaje incluidos.

Jorge Enrique Vélez, director nacional de Cambio Radical, negó que el concurso y los recursos del premio vinieran del partido fundado por el expresidente. Según Gustavo Moreno, coordinador de juventudes de Cambio Radical en Bogotá, el concurso era iniciativa propia de las juventudes del partido y fue financiado por él mismo, Andrés Acosta (codirector de las juventudes de Cambio) y un “patrocinador amigo” cuyo nombre no reveló.

Público difícil en Medellín

Durante toda esta gira de recolección de firmas, Vargas Lleras ha puesto especial esfuerzo en dos cosas: tomarse fotos con colombianos del común y coquetearle al voto uribista. En Medellín ambas cosas salieron mal: mientras el candidato saludaba al gente del paseo Junín, en el centro de la ciudad, un hombre se le acercó por detrás y puso el dedo en su punto débil:
“¿Va a extraditar a los cabecillas de las Farc?, le preguntó en plena calle el hombre que grabó el video, ¿Por qué no responde doctor Vargas Lleras? ¿Por qué no se paró de la mesa de negociaciones a tiempo y por qué no renunció al gobierno de Santos a tiempo?”

Vargas Lleras hizo lo que manda el manual del político:  guardó silencio y se limitó a sonreírle a la cámara. Sin embargo el señor le recordó algo seguramente tendrá que escuchar varias veces durante la campaña: “Aquí en Antioquia no lo vamos a apoyar”.

El camarógrafo, un comerciante llamado Luis Emilio Arboleda, ya había protagonizado un incidente similar en 2016, cuando increpó a Navarro Wolff mientras hacía campaña por el Sí en el plebiscito en el mismo lugar. “Personajes como Vargas Lleras ni siquiera tuvieron una posición crítica cuando las Farc dijeron que iba a reparar con escobas y traperas. Ellos han sido muy blandengues con las Farc, hay que protestar”, aseguró Arboleda en entrevista con Caracol Radio.

La Registraduría de Germán

En septiembre, la representante a la Cámara por el Partido verde Ángela Robledo, publicó en su cuenta de Twitter una denuncia sobre  una mujer vestida con la camiseta de #Mejorvargaslleras que se hacía pasar por una funcionaria de la Registraduría que adelantaba “un sondeo de candidatos presidenciales”, para hacer firmar a un ciudadano una planilla apoyando a la candidatura del exvicepresidente.

La Registraduría rápidamente negó que funcionarios de esta entidad estuvieran adelantando sondeos, usando prendas de la campaña de Vargas y mucho menos recogiendo firmas para su candidatura.

Como ha pasado luego de cada uno de estos episodios, Vargas Lleras guardó silencio y dejó que uno de sus escuderos asumiera su defensa. En aquella ocasión fue el exministro Luis Felipe Henao, quien acudió a la excusa de moda en la política colombiana: “Creemos que esto es un montaje, de todas maneras se van a hacer las investigaciones pertinentes”, aseguró el exministro Henao.