Diez preguntas de los chocoanos sobre la paz respondidas por Sergio Jaramillo | ¡PACIFISTA!
Diez preguntas de los chocoanos sobre la paz respondidas por Sergio Jaramillo
Leer

Diez preguntas de los chocoanos sobre la paz respondidas por Sergio Jaramillo

Mario Zamudio Palma - Septiembre 20, 2016

Acompañamos al alto comisionado para la Paz en una correría pedagógica por Quibdó.

Compartir
Durante un evento en Quibdó, el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, resolvió las dudas de varios ciudadanos y organizaciones sobre los acuerdos de La Habana. Fotos: Mario Zamudio Palma.

En el Chocó viven casi 500 mil personas, 156 mil de ellas son víctimas y el 96% de su población rural vive por debajo de la línea de la pobreza. Aquí han convivido durante décadas todos los actores del conflicto: guerrilleros, paramilitares, Fuerza Pública y grupos delincuenciales de todo corte.

El abandono del Estado, la permanencia de la guerra y un territorio rico en recursos naturales que se mantiene en disputa por actores legales e ilegales, convirtieron a este departamento en uno de los lugares priorizados para la implementación los acuerdos de paz alcanzados por el Gobierno y las Farc, si es que estos son refrendados el próximo 2 de octubre por los colombianos.

Acompañamos a Sergio Jaramillo, alto comisionado para la Paz,  en una correría pedagógica por Quibdó, la capital del Chocó, en la que respondió las preguntas de varios ciudadanos y organizaciones sociales sobre lo acordado en La Habana y su impacto en las vidas cotidianas de todos los chocoanos.

Les dejamos 10 de esas preguntas y las respuestas que entregó Jaramillo:

  1. ¿Qué va a pasar con ELN, los paras, las bandas criminales y la delincuencia común después de la firma de los acuerdos?

Con el ELN hubo unas negociaciones confidenciales y ahora estamos en una discusión sobre la apertura de una mesa formal. El mayor tropiezo es que para el Gobierno es inaceptable abrir unos diálogos con secuestrados en manos de esa guerrilla. Se está discutiendo el tema y tengo la impresión de que se va a resolver pronto. El ELN debe ser parte de la solución. Los necesitamos en la mesa para solucionar el conflicto.

Sobre las bandas criminales y la criminalidad, creo que hay que enfrentarla como tal. Debe haber más recursos para perseguir criminales y dedicarnos a acabar, por ejemplo, con la minería ilegal. El Estado debe crear oportunidades para la población, para que un joven no decida irse a una Bacrim. Creo que una acción decidida del Estado y la creación de oportunidades es una mezcla poderosa.

 

  1. Nos han dicho que se van a desmovilizar 7200 guerrilleros y que toda la guerrilla tiene 14 mil miembros. ¿Qué va a pasar con los que no se desmovilizan?

¿Quién les echó ese cuento de los 7200 desmovilizados y los 14 mil miembros? Eso no es cierto. En el capítulo 3 de los acuerdos se habló del tránsito a la legalidad por parte de las Farc. Aparte de entregar todas las armas a la ONU en un plazo de 6 meses, también deben entregar una lista detallada de todos sus miembros, incluidos los milicianos. Cuando entren a las zonas de concentración vamos a saber con más precisión cuántos van a ser. Las Farc van a cumplir porque esa lista va a ser verificada por la ONU.

  1. ¿Cuál va a ser la dinámica con las instituciones administrativas para ejecutar los proyectos de implementación en territorios afros e indígenas?

El acuerdo habla de unos Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial –PDET. Estos programas pretenden implementar con mayor intensidad los componentes de la Reforma Rural Integral –RRI– acordada en el primer punto de la agenda, en términos de infraestructura, productividad, servicios públicos, etc. Estos procesos se van a hacer bajo un modelo de planeación participativa: las autoridades se reúnen con las comunidades y determinan cuál es la paz mas apropiada para la región, dentro de las posibilidades y las limitaciones fiscales que tenemos.

Si hay PDET en territorios colectivos – indígenas o afros – se discute con ellos cómo se van a implementar, para que beneficie a la comunidad y no vaya en contra de sus derechos.

Los chocoanos pudieron conversar con Sergio Jaramillo sobre la manera en que los acuerdos con las Farc impactarán al departamento.
  1. Hay miembros de las Farc que están comprando tierras y están invirtiendo en esta región. ¿Esa tierra se le va a restituir a la gente?

La política de restitución de tierras es de la Ley de Víctimas. En La Habana se dijo que la restitución de tierras no estaba en discusión. El aporte de los acuerdos a esta política es que va a haber un mayor acompañamiento por parte del Estado en el marco de la Reforma Rural Integral.

He oído en otras regiones que milicianos de las Farc dicen que se van a instalar Zonas de Reserva Campesina – ZRC. Eso es falso. En La Habana no se acordó ninguna ZRC, solo se ratificó el apoyo a esas Zonas y a otros mecanismos de desarrollo. Nadie les va a imponer una Zona de Reserva Campesina.

Si las Farc están comprando tierra, que nos digan de una vez cuál es, para que la metan en el Fondo de reparación.

  1. ¿Qué va a pasar con las Farc después de que salgan de los campamentos, para dónde van?

La reincorporación de esos guerrilleros a la sociedad va a tener una particularidad, y es que ellos quieren reintegrarse a la vida civil de forma asociativa, conformando cooperativas de diferente tipo. Para el Gobierno, esta forma de reincorporación es positiva, ya que asegura algún orden de los miembros de la guerrilla. Sin embargo, estas asociaciones no pueden ser hechas solo para las Farc,  los programas tienen que tener la participación de la gente.

Aquí los que mandan son ustedes, las comunidades. Su papel en el proceso de reincorporación es definitivo.

  1. Un mensaje a los jóvenes que construyen paz todos los días desde esta región.

Los jóvenes no son el futuro del país: son el presente. Históricamente, siempre que hay un cambio profundo en una sociedad, son los jóvenes los que se movilizan y logran transformar las estructuras. Así pasó en este país, los jóvenes se hicieron sentir y lograron la convocatoria a una nueva constitución en 1991.

La construcción de paz no es la firma de un acuerdo, y se hace con todos y a través del territorio. Queremos jóvenes movilizados para lo que va a suceder el 2 de octubre y después queremos verlos atentos y participando de la implementación de lo firmado en La Habana.

  1. ¿Cómo quedan las mujeres víctimas en el marco del acuerdo?

La mesa de La Habana creó una Subcomisión de género que trabajó durante más de dos años para asegurar que los acuerdos respondieran a las necesidades de las mujeres. Esto se hizo porque ellas han sido especialmente victimizadas, Colombia está llena de madres cabeza de familia víctimas del conflicto y está demostrado que cuando se hacen programas de construcción de Paz,  las más efectivas son las mujeres.

“Votar “No” significa que todo esto fracasó y volvemos a donde estábamos”, aseguró Sergio Jaramillo.
  1. ¿Cómo desarrollar el campo chocoano y aplicar la ley de las Zidres en los territorios colectivos?

La ley de Zonas de Interés de Desarrollo Rural Económico y Social (Zidres) no hace parte de las negociaciones en La Habana. Sin embargo, los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial deben adecuarse a las condiciones de cada territorio. El enfoque territorial de los acuerdos comienza por reconocer las diferencias en las regiones de Colombia, ya que construcción de paz en Chocó no puede ser la misma que la de Arauca, o Caquetá. Hay que pensar en cada lugar y en cuál es su modelo, debe haber un consenso que hará adecuado el modelo, que no ponga en riesgo ni derechos ni formas de vivir. Que genere vida más digna a los habitantes de la región.

  1. ¿Qué pasará con los indígenas menores de edad en las filas de las Farc?

Como se acordó en el capítulo étnico, el modelo de reincorporación de estos jóvenes debe ser acordado con las comunidades. Si un joven que sale de la guerra no recibe el tratamiento adecuado, es una fuente de violencia en el futuro. Debe haber reglas claras establecidas por las comunidades.

  1. Hay mucho temor por el plebiscito, mucha gente no lo ha entendido… ¿Qué significa el Sí y qué el No?

Ese día se va a decidir todo. Nosotros respetamos la opinión de los que están y no están de acuerdo con nuestro trabajo, pero lo que no podemos aceptar son versiones mentirosas del acuerdo y versiones que le quitan la responsabilidad a los que voten No.

Votar Sí significa aprobar la  reincorporación a la vida civil de las Farc y la implementación de los acuerdos por parte de este Gobierno.

Votar No significa que todo esto fracasó y volvemos a donde estábamos.