De la derecha a la izquierda: la violencia electoral no discrimina | ¡PACIFISTA!
De la derecha a la izquierda: la violencia electoral no discrimina Ilustración: Natalia Torres
Leer

De la derecha a la izquierda: la violencia electoral no discrimina

Santiago Vega - Septiembre 9, 2019

Desde la inscripción de las candidaturas han asesinado al menos un candidato por semana.

Compartir

No ha pasado ni una semana desde la masacre en el Cauca en que murieron varios líderes y la candidata del Partido Liberal, Karina García; y ya hemos reportado la muerte de otros cinco líderes sociales, tres excombatientes de las Farc y el candidato por la alcaldía de Toledo en Antioquia, Orley García. 

La semana pasada, también se discutió en un debate de control político en el Senado la situación de seguridad en el Cauca, especialmente por la cancelación autónoma que han hecho los candidatos en Suárez al identificar que sus campañas políticas no tienen ninguna garantía de seguridad. Aparte de los variados “agarrones” o “rifirrafes” entre varios congresistas de la oposición y el Gobierno en los debates, parece no haber muchas soluciones reales e inmediatas en esta crisis de violencia que vive el periodo electoral. 

La Misión de Observación Electoral (MOE) este año publicó un informe en el que registra los principales hechos de victimización contra los candidatos o líderes políticos del país. Cuenta entre sus cifras que los hechos violentos están concentrados en 23 departamentos del territorio nacional, de los cuales siete concentran un 74,41% del total de víctimas. Siendo los más graves hasta ahora el Valle, La Guajira, Tolima, Bogotá, Nariño, Cauca y Antioquia. Los dos últimos tienen el  mayor número de asesinatos de líderes y candidatos en estas elecciones. 

De seguir así, estas elecciones no solo se parecerán a cualquiera de las anteriores vividas durante la época anterior a la firma del Acuerdo de Paz; sino que posiblemente veamos un panorama mucho más terrible y violento, debido a la naturaleza del conflicto ahora que tiene tantos grupos en disputa. Así lo ha advertido Pares que, aunque reporta que el conflicto se ha concentrado en menos municipios, la violencia ha tomado el mismo rostro sangriento de antes.

La MOE registra entre sus cifras desde julio del 2018 hasta julio de este año, que hay 265 víctimas de amenazas, secuestros, desapariciones, atentados y asesinatos. Entre ellas, 115 (43%) son líderes políticos (funcionarios y precandidatos), 110 líderes sociales (42%) y 40 líderes comunales (15%).

Violencia sin distinción de partido

Así como contó ¡Pacifista! en una anterior nota sobre la violencia electoral, los hechos victimizantes contra candidatos no tienen una distinción por partidos políticos en específico. Al contrario, las muertes responden a los contextos violentos de cada departamento o municipio. De los seis candidatos que han sido asesinados hasta ahora, no hay una evidente amenaza contra algún partido en específico. 

El último, Orley García, era el candidato del Centro Democrático en Toledo, Antioquia. Fue asesinado por un sicario que lo atacó con una escopeta. Su muerte generó gran malestar en el municipio, al punto que varios seguidores del candidato se apostaron frente a la estación de policía para exigir justicia y cuestionar estigmatización y violencia en las campañas. De acuerdo con una alerta temprana electoral que publicó la Defensoría del Pueblo la semana pasada, 36 municipios de Antioquia presentan algún tipo de riesgo electoral por la incidencia de grupos armados ilegales. 

Karina García y Yeison Obando, víctimas de la masacre de la semana pasada, pertenecían al Partido Liberal. Luis Eduardo Caldera, asesinado en el Cauca, fue avalado por el Partido de la U. Nelson Enrique Gaviria, candidato al concejo de Betania en Antioquia, pertenecía al partido Cambio Radical. Silvio Alonso Álvarez, era candidato al concejo en Versalles, Valle del Cauca por el Centro Democrático. 

Aparte de ellos otros 15 candidatos -según la actualización del reporte mensual de la MOE sobre violencia electoral- han sido amenazados y corren alto riesgo durante sus campañas. Según el informe, “9 son aspirantes a las alcaldías de los municipios, 6 al concejo y 1 a la gobernación; incluyendo dos mujeres (candidatas al concejo de Pereira, Risaralda y a la alcaldía de Cartagena, Bolívar)”. 

Además, hay 25 amenazas colectivas que han sido dirigidas contra un partido o varios de distinta perspectiva ideológica. Por ejemplo, en Santa Marta y La Guajira en donde hay amenazas que prácticamente incluyen a todos los partidos en campaña. Entre esos panfletos y amenazas se han identificado mayoritariamente los grupos armados: ELN, EPL, Clan del Golfo y las indeterminadas “Águilas Negras”.

Un líder social por día y más excombatientes muertos

Desde el seguimiento que ha hecho este medio a la violencia contra los líderes que acompañan procesos de liderazgos ambiental, comunal o relativos al acuerdo de paz (sustitución, víctimas, restitución); cada día que pasa desde el mes pasado, están matando por lo menos un líder. Muchos de ellos, según contó El Espectador, son víctimas en sus propios hogares, y como ha sabido ¡Pacifista!, han sido asesinados incluso frente a sus familiares o en plena vía pública y a plena luz del sol. 

Son decenas de casos los que verdaderamente afligen y amargan cada día la cotidianidad de muchos municipios que hacen esfuerzos por implementar la paz en sus dinámicas y en sus vidas. Por ejemplo, la semana pasado tuvimos que contar cómo dos campesinos caficultores en Antioquia habían sido asesinados luego de haber liderado una iniciativa de producción de café premium en la región. Incluso, uno de ellos, Wilder Elías Godoy, había ocupado el tercer lugar en un concurso en Bogotá que premiaba las mejores tazas de café selecto. 

Hoy reportamos el caso de Yunier Moreno, líder en Cartagena del Chairá en Caquetá, que se encargaba de liderar un proceso de sustitución de cultivos en su sector. Había intentado ser concejal pero no pudo cumplir los requisitos que se le exigían para postularse a ese cargo. También, era parte del comité que se encarga del manejo de la planta generadora de energía en la aldea a la que llegó a vivir hace 10 años.

Así mismo, dos excombatientes fueron asesinados este fin de semana en Cúcuta, luego de que un sicario entrara a un lugar en donde se encontraban desayunando y los asesinara a tiros.  El ataque se dirigió contra tres, pero uno de ellos sobrevivió al atentado. Los asesinados fueron Milton Urrutia y José Milton Peña, que pertenecían al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación  ETCR de Caño Indio, Tibú en Norte De Santander. De noviembre de 2016 a junio de este año, se reportaron 139 exguerrilleros asesinados, más de 100 murieron por acciones sicariales en las que hombres en motocicleta dispararon sin mediar palabra con las víctimas.