Así es el choque cultural al que etnias de Vaupés y Vichada se enfrentan desde que llegaron desplazadas a Villavicencio. | ¡PACIFISTA!
Así es el choque cultural al que etnias de Vaupés y Vichada se enfrentan desde que llegaron desplazadas a Villavicencio.
Leer

Así es el choque cultural al que etnias de Vaupés y Vichada se enfrentan desde que llegaron desplazadas a Villavicencio.

Juanita Pérez - Abril 26, 2016

Foto: sitio web de la Policía. La Feria del Libro de Bogotá no escapa de la polarización política. Esta vez la polémica es por una tanqueta del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) que, dentro de la Feria, cumple la función de biblioteca infantil. La “bibliotanqueta”, como se lee en un costado

Compartir
Foto: sitio web de la Policía.

La Feria del Libro de Bogotá no escapa de la polarización política. Esta vez la polémica es por una tanqueta del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) que, dentro de la Feria, cumple la función de biblioteca infantil. La “bibliotanqueta”, como se lee en un costado del vehículo, motivó un debate sobre si es válido sacar de contexto un elemento asociado a la violencia y ponerlo a disposición de niños y jóvenes.

La idea de la tanqueta convertida en biblioteca no surgió en la Filbo. Desde el año pasado, la Policía mueve en sus redes la iniciativa de un subintendente de apellido Barrera que, en Cúcuta, puso en marcha esa misma iniciativa.

“Siempre que pensamos en el Esmad, lo relacionamos con armaduras negras, gases lacrimógenos y la tanqueta —explica una nota en el portal de la Policía—, pero este no es el caso para el subintendente Barrera, quien en medio de su difícil tarea de controlar todo tipo de disturbios, ha sacado un tiempo para cambiar percepción del grupo de choque y ha diversificado las funciones de una tanqueta que se convirtió en un símbolo multipropósito”.

(Vea también: La guerra y la paz son protagonistas en la Feria del Libro de Bogotá)

Los detractores de la tanqueta, sin embargo, no ven con buenos ojos la idea de que sea “multipropósito”. En un video de un asistente a la Feria del Libro, donde muestra asombrado la extraña biblioteca, se le escucha preguntarle a una policía “¿cómo mirar la tanqueta como un elemento de la academia si en este momento hay un niño que se está muriendo por la brutalidad del Esmad?”. Se refiere a un joven de la Universidad Distrital, que luego de disturbios con el Esmad en Ciudad Bolívar, quedó gravemente herido, aunque la Policía dijo que aún no se había probado la responsabilidad de sus uniformados.

Más allá del caso del joven de la Distrital, en redes sociales se ha visto un fuerte rechazo frente a la “bibliotanqueta”. Algunos argumentos apuntan a que es un engaño para los niños, que no entienden lo que hay detrás del vehículo. Otros opinan que es “un intento de lavado de imagen de la Policía”, y que si realmente quieren tener un acercamiento con la ciudadanía deben hacerlo con acciones de fondo. También están quienes, más radicales, dicen que la tanqueta está para “insinuar la represión que sufrirán los niños en el futuro”.

En medio de la Policía y los detractores, están quienes ven en la “bibliotanqueta” una oportunidad si se ponen condiciones. Dicen, por ejemplo, que no estaría mal ver una iniciativa de ese corte si el Esmad se comprometiera a no usar la fuerza de manera desmedida, o si la Policía, “en vez de detener jóvenes por cualquier cosa”, ayudara a capacitar a la población más necesitada. Otros creen que, sea como sea, un país que apunta a la convivencia en el posconflicto debe estar preparado para resignificar algunos símbolos.

(Vea también: El Procurador lanzará un libro sobre la paz en la Filbo)

Mientras la Policía sigue insistiendo en que es una iniciativa de buena fe que está permitiendo que los niños entren en contacto con la lectura, los que se oponen, argumentando que se trata de un lobo disfrazado de oveja, mueven en redes el hashtag #FueraTanquetadelaFILBO. Por el momento, la tanqueta vestida de biblioteca infantil se mantiene en la Feria del Libro.