Andres Felipe Arias JEP Extradición agro ingreso seguro
Andrés Felipe Arias, de paseo por la JEP Ilustración por: Lady Chaparro
Leer

Andrés Felipe Arias, de paseo por la JEP

Colaborador ¡Pacifista! - Julio 16, 2019

¿Se han preguntado qué pasaría si Andresito decide contar toda la verdad sobre Agro Ingreso Seguro en la JEP, ahora que es, quizás, el único camino que le queda por explorar?

Compartir

Por: El Vago de los Hilos

No voy a repetir lo que ya todos saben: el man perdió todas las batallas jurídicas que pudo y llegó extraditado a Colombia para pagar por sus travesuras en Agro Ingreso Seguro. Bueno, en realidad todavía le queda, por lo menos, una pelea más: en la JEP. Sobre eso han empezado a especular varios medios de comunicación y uno que otro chismoso de la vida pública nacional.

No ha pasado, pero… podría ¿no?

Y es que es hasta tentativo. Arias lleva ya un par de años preso de verdad, me refiero a preso en una cárcel y no en el resort 5 estrellas donde estuvo de 2011 a 2013, así que es muy probable que tenga ganas de ganas de subir a Monserrate, de desayunar en la Puerta Falsa o de montar en Transmilenio. Si decide someterse a la JEP podría solicitar el beneficio de libertad transitoria, condicionada y anticipada, lo cual le abriría las puertas para rumbear y cenar en Andrés Chía la noche siguiente, ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE si la JEP lo acepta. Veamos.

Empecemos por definir quién es Andresito en este paseo: es un Agente del Estado No Integrante de la Fuerza Pública – AENIFPU-. Estos mancitos, como no hicieron parte de las fuerzas armadas, pueden comparecer a la JEP, pero de manera voluntaria. O sea, chuleamos este requisito. Hasta ahí, breve el paseo. Lo tiene de un cacho.

Además, recordemos que la JEP conoce sobre delitos cometidos hasta el 30 de noviembre de 2016, o sea, si los hechos ocurrieron por allá en el 2007-2009, Andy Arias tiene el factor tiempo asegurado. Checkeamos el ítem.

Pero ahora viene un problema: la integralidad del sometimiento. Si Andruchis decide someterse a la JEP lo tiene que hacer de manera INTEGRAL, o sea: a) no puede escoger los procesos y delitos por los cuales lo podrían investigar. Si es que le sacan más cosas, le toca asumirlas y b) lo podrían llamar a rendir testimonio y decir toda la verdad que pueda aportar sobre el conflicto, y ÉL TENDRÍA QUE ACUDIR Y CUMPLIR, o podría perder sus beneficios. A cierto ex presidente no le gusta mucho eso.

El otro problema que él tiene, se relaciona con los delitos que cometió. Recordemos:

Andrew Arias fue condenado el 16 de julio (¡ya casi cumple añitos!) de 2014 a 17 años y pico de cárcel por dos delitos: celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales (o sea, amañó los contratos para que salieran como él quería y no como debían salir) y peculado por apropiación EN FAVOR DE TERCEROS (o sea, ese cuentico de que Arias no se robó ni un peso es cierto, pero a medias: se robó cosas, sí,  pero le entregó todo lo robado a otras personas). Robin Hood, pero al revés, pues.

También aprovecho para botarles un tip, ya que lo han preguntado un montón: es imposible que Andy Arias sea Presidente de Colombia algún día ¿la razón? El artículo 122 de la Constitución inhabilita DE POR VIDA a quienes han sido condenados penalmente por delitos que hayan afectado al patrimonio de la Nación. Pero ahora sí, volvamos a lo que nos interesa.

Aunque Andresito sea un delincuente, toda la normatividad que regula a la JEP dice que los delitos que se pueden investigar y sancionar ahí son todos aquellos cometidos por causa, con ocasión o en relación directa o indirecta con el conflicto armado, en otras palabras: hacer chanchullos con contratos y repartir platica de nuestros impuestos a sus amigotes no tiene absolutamente nada que ver con el conflicto armado.

Y es que este camino ya lo han intentado otros representantes, probos e incólumes, de la vida pública nacional y han sido rechazados sin piedad, porque sus carretas les puede servir para mucho, pero no para engañar a la Justicia. Diego Palacios, compañero ex ministro de Arias, intentó acogerse a la JEP y de una patada lo sacaron porque no pudo probar que la yidispolítica hubiera tenía algo de relación con el conflicto armado interno.

Ahora, a menos de que se saquen de la manga una argumentación del caso impresionante y convincente, si Andrés Felipe Arias llega a hacer una petición de sometimiento a la JEP sobre su caso de Agro Ingreso Seguro, lo más probable es que sea rechazada, no obtenga el beneficio de libertad anticipada y lo obliguen a cumplir su pena, tal y como se la impuso la Corte Suprema de Justicia.

Pero, si por el contrario su actuación es totalmente convincente y le dice que sí, que bienvenido, que siga que está en su casa; entonces prepárense y busquen crispetas, porque lo que tiene por decir seguramente nos interesa.

¿Se imaginan al man contando todo, todito? Tremendo paseo.