“Simón Trinidad”, ¿el inamovible de las Farc? | ¡PACIFISTA!
“Simón Trinidad”, ¿el inamovible de las Farc?
Leer

“Simón Trinidad”, ¿el inamovible de las Farc?

Juan David Ortíz Franco - Mayo 4, 2015

La guerrilla insiste en que el comandante guerrillero debe salir de la cárcel de los Estados Unidos para firmar los posibles acuerdos de La Habana. El Gobierno no lo ve tan fácil y los gringos han dicho que debe seguir en su celda. ¿Podría este caso ser un palo en la rueda de la paz?

Compartir

En los archivos de la justicia de Estados Unidos aparece el nombre de un aristócrata vallenato. Ricardo Palmera Pineda o “Simón Trinidad”, miembro del Estado Mayor de las Farc, lleva 11 años preso en una cárcel de la Florida luego de que el Gobierno colombiano autorizó su extradición por cargos de narcotráfico y por su responsabilidad en el secuestro de tres estadounidenses.

Ese hombre, nacido en una familia adinerada de Valledupar, que pasó de gerente de banco y profesor universitario a comandante guerrillero, se transformó el 31 de diciembre de 2004, y sin saberlo, en una ficha clave para la negociación de paz que empezaría ocho años más tarde.

Ese día las autoridades de Colombia entregaron a Trinidad a agentes de la DEA que lo esperaban en el aeropuerto militar de Catam. En la pista, el guerrillero lanzó vivas a las Farc y a Simón Bolívar, así lo había hecho meses atrás cuando fue capturado en Ecuador y deportado a Colombia. Desde allí lo condujeron en un avión hacia Estados Unidos, una corte lo esperaba para juzgarlo. Fue condenado a 60 años por toma de rehenes, los cargos por narcotráfico no prosperaron.

Los miembros de la comisión negociadora de las Farc han pedido en múltiples ocasiones que Estados Unidos libere a “Trinidad” para que se sume al proceso.

“Doy gracias al presidente Uribe por su contribución y compromiso con la aprehensión de fugitivos que hacen daño a los Estados Unidos”, dijo entonces John Ashcroft, procurador General de Estados Unidos, según un documento del Departamento de Justicia de ese país publicado el mismo día de la extradición de “Trinidad”.

En la ficha, emitida con mensaje de urgencia, se recordaba que Palmera Pineda estaba acusado como responsable del atentado contra un avión y el posterior secuestro de tres de sus ocupantes: los contratistas estadounidense Keith Stansell, Thomas Howes y Marc Gonsalves. Todos fueron rescatados más tarde durante la Operación Jaque, la misma en que el Ejército logró devolverle la libertad de la excandidata presidencial Ingrid Betancourt.

En el mismo documento, las autoridades de Estados Unidos exaltaron el papel de Colombia porque durante ese año fueron extraditadas 90 personas acusadas por diferentes delitos para que respondieran por requerimientos en cortes de ese país.

Sin embargo, en mayo de 2013 las Farc revelaron una filtración de Wikileaks. Según el cable, que citaba comunicaciones internas del gobierno estadounidense, la solicitud de extradición de “Simón Trinidad” no obedeció a la existencia de procesos judiciales que justificaran ese pedido. Esa versión indica que habría sido el gobierno colombiano el interesado en que el guerrillero fuera procesado y recluido en una cárcel de Estados Unidos.

Lo cierto es que en 2012, con el inicio de las conversaciones de paz, las Farc pusieron el nombre de “Simón Trinidad” en el centro de la agenda. Llevaron al Palacio de Convenciones de La Habana (sede de los diálogos) una figura de cartón con su imagen en tamaño real y pidieron a la delegación del Gobierno adelantar gestiones para lograr su liberación y que se incorporara a la mesa.

En octubre de ese mismo año, durante una videoconferencia que se realizó en un juzgado de Bogotá, el guerrillero celebró desde su lugar de reclusión los anuncios sobre el avance de las conversaciones exploratorias y el inicio de los diálogos formales. “Diles a las FARC y al Gobierno que estoy dispuesto a colaborar en lo que esté a mi alcance”, le dijo “Trinidad” a su abogado en Colombia.

El llamado para que se sume a los diálogos se ha mantenido a lo largo de todo el proceso. La declaración más reciente ocurrió el pasado 26 de abril cuando, desde La Habana, “Jesús Santrich”, miembro de la comisión negociadora de las Farc, aseguró que no es posible un acuerdo sin la firma del guerrillero preso en Estados Unidos. Esas palabras se conocieron durante la XXVIII Fería del Libro de Bogotá en la presentación de una reedición del libro Simón Trinidad, el hombre de hierro, escrito por el periodista Jorge Enrique Botero.

A propósito de esa declaración y del debate por una eventual participación de “Trinidad” en la mesa de conversaciones de La Habana, PACIFISTA entabló contacto vía correo electrónico con Mark Burton, abogado que lleva el caso del jefe guerrillero ante la justicia de Estados Unidos.

Desde su punto de vista, tal y como lo afirmó “Santrich”, es imposible un acuerdo para la terminación del conflicto que no cuente con la firma de “Simón Trinidad” y aseguró que el jefe guerrillero ha sido por décadas “un luchador por la paz”.

“Desde sus días en la Unión Patriótica (UP), también durante su papel en el Caguán y cuando fue capturado en Ecuador ha trabajado por una Colombia de paz y justicia social.  Si ‘Simón Trinidad’ se sienta en la mesa de conversaciones en La Habana como delegado, es mucho más probable que exista un acuerdo de paz”, dijo Burton.

Mark Burton, abogado de “Simón Trinidad” en Estados Unidos, dijo que es optimista sobre una eventual participación del jefe guerrillero en la mesa de La Habana.

Sin embargo, las posibilidades reales de que Estados Unidos ceda ante esa posibilidad parecen distantes. Así lo han confirmado declaraciones de diferentes funcionarios del gobierno de Estados Unidos. Uno de esos primeros pronunciamientos data de noviembre de 2012, recién instalada la mesa de La Habana. “Nosotros no somos parte del proceso. Solo anotaría que ‘Trinidad’ está encarcelado y lo seguirá estando”, dijo en ese momento Ricardo Zúñiga, director de la Oficina para el Hemisferio Occidental de la Casa Blanca.

De esa forma respondió a las palabras del negociador guerrillero “Andrés París” quien durante una rueda de prensa aseguró que las Farc habían solicitado “el concurso del presidente Barack Obama para que permita, mediante el indulto, la presencia física del camarada ‘Simón Trinidad’”.

Pese a que el escenario en Estados Unidos parece no favorecer las pretensiones de las Farc, el abogado Burton dice ser optimista, sobre todo, por la posición que sobre el tema ha asumido el gobierno de Colombia en cabeza del propio presidente Santos. Cabe recordar que en marzo el primer mandatario afirmó en una entrevista que “el peor mandado es el que no se hace” en referencia a la posibilidad de buscar un acercamiento con Estados Unidos para formular la solicitud de repatriar a “Trinidad”.

“Estoy optimista porque existen condiciones que favorecen su liberación. Parece que el gobierno de Colombia está de acuerdo con que Simón sea liberado. El gobierno de Estados Unidos ha hecho declaraciones a favor del proceso de paz y ha nombrado como su representante en el proceso al señor Bernard Aronson. Si Estados Unidos quiere ver éxito en la mesa de conversaciones, es posible que Simón Trinidad vaya a salir”, explicó Burton.

En síntesis, y como lo dijo Santos en la entrevista de marzo, la situación de Simón Trinidad no va a resolverse en un futuro próximo. Sin embargo, las Farc parecen estar dispuestas a insistir en su participación en el proceso como uno de sus inamovibles. Mark Burton afirma que la figura de ese jefe guerrillero seguirá siendo relevante para esa orgaización porque “representa la resistencia y la fidelidad a los principios rebeldes. Sin importarle lo que le suceda, él permanece fiel a sus principios. Ha sido extraditado a un país extranjero y encarcelado bajo las condiciones más infrahumanas que pueden existir.  Está sólo en una celda pequeña subterránea todo el día, e incomunicado.  A pesar de sus condiciones, se mantiene firme en sus principios. Es relevante también porque tiene conocimiento y experiencia en procesos y negociaciones de paz”.

Pero más allá de la importancia que depositen las Farc en la participación de “Trinidad” en la firma de un acuerdo, están los elementos jurídicos reales que puedan conducir a su salida de prisión. El proceso, como lo dijo en 2012 la comisión negociadora del Gobierno, debe estar soportado sobre posibilidades reales y, por ahora, una eventual llegada de ese jefe guerrillero a la mesa parece escapar a esa condición.