Intentaron asesinar a líder social en Buenaventura y el gobierno guarda silencio | ¡PACIFISTA!
Intentaron asesinar a líder social en Buenaventura y el gobierno guarda silencio Archivo particular
Leer

Intentaron asesinar a líder social en Buenaventura y el gobierno guarda silencio

Santiago Valenzuela A - Enero 8, 2020

María Elena Cortés trabajó con Temístocles Machado, líder social asesinado en Buenaventura. También ha defendido a las comunidades negras.

Compartir

María Elena Cortés Revelo, líder social, académica e integrante del Paro Cívico en Buenaventura, está pasando por las horas más difíciles de su vida. Después de recibir amenazas telefónicas, la profesora Cortés fue intimidada por un sicario, quien la interceptó en una calle, la llamó por su nombre y no alcanzó a accionar el gatillo de la pistola. Los hechos ocurrieron el cuatro de enero a las 3:07 p.m. en el barrio Transformación. Un sicario se bajó de una moto Honda Hero e intentó atacarla sin éxito. Después, cuando se dio cuenta que la profesora estaba fuera de su alcance, huyó en la moto.

 

Este es el testimonio que aparece en la denuncia que María Elena Cortés interpuso ante la Fiscalía:

“Soy defensora de derechos humanos. Hago parte de una campaña con la Unión Europea que se llamada Defendamos la Vida. Soy ahijada de la embajada de Finlandia en este momento. Pertenezco a la Mesa de Víctimas del Paro Cívico”.

¿Qué fue lo que sucedió? Esto dijo la profesora:

“Me dirigía a una reunión en la casa de la doctora Libia Mosquera Viveros. Iba en compañía de la señora Yirleang Riascos, secretaria general del Concejo Laboral Afrocolombiano, capítulo Buenaventura y del Proceso de Comunidades Negras (PCN).
Llegando a la casa de la doctora Libia nos abordaron dos personas que iban en una moto. El parrillero era alto, blanco, mono con gorra de color negro, cara delgada, narizón y unas gafas negras. Él se bajó de la moto, sacó un arma de la cintura, me llama por mi nombre, me dispara pero no se le acciona el arma de fuego.

Yo empecé a forcejear con él, caí al piso y me arrastró. Yo le dí patadas y él me intentaba coger la cabeza pero yo no me dejaba. Me gritaba: ‘es que te voy a matar’. Accionaba el arma de fuego y no le disparaba. Se reía todo el tiempo. Cuando se me cayeron las cosas del bolso empezó a patear como buscando algo. No le paró bolas ni a la billetera ni a la plata. El sujeto que iba manejando la moto le gritaba ‘vámonos’ y este sujeto se agachó, cogió el celular, se montaron en la moto y se fueron”.

Hasta el momento, María Elena Cortés no ha recibido medidas de protección. El Plan de Acción de Oportuna (PAO) para la protección de líderes sociales, no se ha hecho efectivo en este caso. Además, ni la Policía ni la Alcaldía de Buenaventura se han pronunciado. No obstante, tanto la Unión Europea, como la ONU y la Defensoría del Pueblo ya se manifestaron en favor de la líder social y pidieron medidas urgentes. Amnistía Internacional está al tanto de su caso, pues María Elena trabajó de cerca con el líder Temístocles Machado, quien fue asesinado en Buenaventura en 2018, después de una larga trayectoria defendiendo las tierras de comunidades afro.

Hace tres meses, María Elena había recibido una amenaza de muerte.