Los Urabeños dicen que respetarán las zonas de ubicación de las Farc, pero la gente tiene miedo
Leer

Los Urabeños dicen que respetarán las zonas de ubicación de las Farc, pero la gente tiene miedo

Juan David Ortíz Franco - Julio 18, 2016

Esa organización aseguró en un comunicado que quiere darle “oportunidades a la paz”.

Compartir
Las Autodefensas Gaitanistas también han expresado su interés de dialogar con el Gobierno. Foto archivo

“Saludamos con esperanza el acuerdo logrado, porque de esta manera se empieza a trazar una hoja de ruta clara que materialice los pactos alcanzados, y que permita la desarticulación de la estructura armada de las Farc”.

Ese es el primer punto de un comunicado, con fecha del 15 de julio, en el que las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) se refieren al acuerdo alcanzado por las Farc y el Gobierno el pasado 23 de junio. En él, celebran los términos del cese al fuego bilateral y definitivo, la delimitación de los sitios donde se concentrarán los guerrilleros para la verificación del cese y, en general, el punto del Fin del conflicto que hace parte de la agenda de La Habana.

En concreto, Los Urabeños aseguran que respetarán las zonas veredales y campamentarias para la ubicación de las Farc: “Desde ya anunciamos nuestro respeto a las 23 zonas veredales transitorias y a los 8 campamentos, porque hay que darle oportunidades a la paz para que logre afianzarse, dando los pasos que sean necesarios para su consolidación”.

Con ese comunicado, esa organización nuevamente trata de insertarse en la discusión sobre la salida negociada a la guerra, pero pone el foco en las garantías de seguridad para el fin del conflicto entre el Gobierno y las Farc. Un asunto que, sin duda, es una de las inquietudes que ronda el proceso de concentración de la guerrilla, su posterior reintegración a la sociedad y las garantías para el ejercicio de la política de sectores de oposición.

¿Qué representa el anuncio de “Los Urabeños” para las comunidades que tendrán en sus territorios las zonas temporales de ubicación para las Farc? En caso de asumir una posición contraria lo que dice su comunicado, ¿las AGC estarían en la capacidad militar de poner en riesgo las zonas veredales? ¿Esas “oportunidades a la paz” de las que hablan implican que no habrá persecución contra excombatientes y líderes sociales y políticos?

César Jerez, líder de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc), toma el anuncio con cautela. Asegura que son numerosas las facciones de grupos armados de la naturaleza de Los Urabeños y existen múltiples amenazas contra sectores políticos y sociales en todo el país.

“Lo que es clave es que el Gobierno tiene que cumplir el acuerdo en materia de paramilitarismo que implica desactivar esas bandas y neutralizar a los sectores estatales e institucionales que están vinculados con ese tipo de acciones. En la medida en que ese acuerdo se cumpla, estaremos hablando de garantías reales”.

Por su parte, Carlos Morales de la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño (Cahucopana), asegura que, si bien son muchos los retos que vienen para esa región luego de la firma del acuerdo final, en la actualidad las AGC no se perciben como una amenaza para la zona veredal que estará ubicada en Carrizal, vereda del municipio de Remedios, donde hace presencia la organización que él representa.

“Hemos aplaudido que se ubique en este territorio una zona veredal. Como comunidad hemos padecido la guerra durante 52 años, ¿por qué no vamos a interpretar la paz? Ese proceso no va a ser color de rosa, vamos a tener muchos retos, pero hoy en la región los Gaitanistas hacen presencia solo en los cascos urbanos y no tienen la capacidad militar y política de afectar una zona como Carrizal, menos ahora cuando el mundo va a estar pendiente de esas 23 zonas”, dice Morales.

La lectura que el líder hace del comunicado es que las Autodefensas Gaitanistas pretenden “llamar la atención” y ganar protagonismo en las discusiones alrededor del fin del conflicto, esta vez con un discurso que pretende negar cualquier vinculación con la persecución de sectores sociales y políticos afines a las conversaciones de paz.

Un mensaje preocupante

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Renconciliación, asegura que, en lugar de tranquilizar, el mensaje de Los Urabeños debe preocupar. Según dice, lo que el comunicado anuncia entre líneas es que ese grupo armado no afectará las zonas veredales, pero sí los territorios que dejará la desmovilización de las Farc.

Y esa idea se sustenta en otro punto del comunicado en el que las AGC aseguran que su “estamento social, político y militar será un observador neutral, pero no indiferente, del proceso que se adelante en los sitios de la geografía nacional anunciados”.

“Efectivamente no se van a poner a pelear con las zonas transitorias. El tema no es ese sino el de las zonas que van a dejar libres. Ellos sí van a tomar esos espacios. Yo no veo a los gaitanistas mandándose a una guerra porque los comunistas de las Farc van a tener unas zonas transitorias. Lo que sí puede pasar es que se pongan al servicio de sectores que van a enfrentar, no las zonas veredales, sino el proceso de paz”.

Entonces la clave, más que en el “respeto” a las zonas veredales, está en lo que venga después para territorios más extensos y que concentran intereses que superan aquellos que se mueven en los campamentos que albergarán a la guerrilla. Es en esos territorios donde se jugará la preocupación por la seguridad y por el papel que tendrán otros grupos armados luego de la desmovilización de las Farc.