Hasta hace una semana, el gobierno estudiaba un cese bilateral con el ELN
Leer

Hasta hace una semana, el gobierno estudiaba un cese bilateral con el ELN

Staff ¡Pacifista! - Junio 21, 2017

El 13 de junio, Juan Camilo Restrepo le dijo a la delegación de la guerrilla que estudiarían las condiciones para un eventual armisticio.

Compartir

El jefe negociador del gobierno, Juan Camilo Restrepo, durante la instalación de los diálogos con el ELN en Quito, Ecuador. Foto: delegación del gobierno

Hace un poco más de una semana, varios arzobispos colombianos le enviaron una carta a Juan Camilo Restrepo, el jefe negociador del gobierno en la mesa de diálogos con el ELN. El asunto de la misiva era claro: Iglesia llama a concertar cese al fuego bilateral.

El documento incitaba a “dar el primer paso” hacia el fin completo del conflicto armado en el país. En ese sentido, los jerarcas de la iglesia católica en Colombia hicieron, en el marco de la visita del Papa Francisco al país, “un llamado para concertar y convenir un acuerdo bilateral de cese al fuego y hostilidades como expresión de su voluntad”. La idea de los obispos era articular la llegada del máximo jerarca de la Iglesia con el pacto para silenciar los fusiles, al menos de forma temporal, con el ELN.

Pues bien, la misiva tuvo respuesta. En un documento firmado por el propio Restrepo con fecha de hoy, 21 de junio, conocido por ¡Pacifista!, el jefe negociador del gobierno le dice a los obispos que la carta coincide “exactamente con el momento que se vive en la mesa de Quito. Ese mismo día, el pasado martes 13 de junio, el gobierno le informó a la delegación del ELN la disposición de iniciar de inmediato el estudio de las condiciones para acordar un eventual cese bilateral al fuego y de hostilidades”.

 

Fragmento del documento que Juan Camilo Restrepo, jefe negociador del gobierno en los diálogos con el ELN, le mandó a los arzobispos.

 

Sin embargo, Restrepo le dijo a los miembros de la Iglesia que “detener los combates entre la Fuerza Pública y la insurgencia es significativo, pero lo es aún más el cese de hostilidades contra las personas y los bienes civiles”. Por eso señaló que “es imperativo que cesen el secuestro, la extorsión y la toma de rehenes, pero también el reclutamiento de menores; y los ataques a la infraestructura”.

Justamente, el hecho de que la guerrilla no haya renunciado a la práctica del secuestro fue el detonante para que el gobierno decidiera, el 11 de junio, congelar las conversaciones con ese grupo insurgente. Sin embargo, en la carta de Restrepo, con fecha de hoy, no hay ninguna referencia al plagio de dos periodistas holandeses en el Catatumbo, el pasado fin de semana.

Este hecho ya fue reconocido por el ELN, que anunció también que ya está activo el protocolo para la liberación, con la intermediación de la Iglesia Católica. Sin embargo aún es imprevisible si la retención tendrá o no algún efecto en la mesa de Quito.