En video: indígenas de Chocó están confinados por guerra entre AGC, ELN y Ejército Juradó, Chocó. Foto cortesía por la Defensoría del Pueblo
Leer

En video: indígenas de Chocó están confinados por guerra entre AGC, ELN y Ejército

Laura Sierra Musse - Mayo 16, 2019

Después de la salida de las Farc, Chocó sufre una serie de enfrentamientos entre grupos armados que quieren tomar el poder de la región.

Compartir

Mientras el país está pendiente del caso de Jesús Santrich en la JEP, en el municipio de Juradó, Chocó, los indígenas del pueblo Wounaan viven las dramáticas consecuencias de los enfrentamientos constantes entres Autodefensas Gaitanistas de Colombia, el ELN y la Fuerza Armada Nacional.

Desde el 23 de abril, la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) solicitó ayuda ante los continuos enfrentamientos entre estos grupos armados, los cuales han afectado a diferentes resguardos indígenas y han provocado el desplazamiento de 914 personas y  producido el confinamiento de 729 personas. En total son  1.600 personas afectadas pertenecientes a cinco comunidades indígenas Embera (Cedral, Pinchindé, Eyasake, Buena Vista y bongo) las que estarían afectadas (la cifra, teniendo en cuenta el subregistro por la ausencia institucional en la región, podría ser mucho mayor).

Las comunidades de El Cedral, Pichindé, Bongo, Eyazaque, Victoria, Punto Caimito, Buena Vista son  se vieron obligadas a buscar refugio en la comunidad Dos Bocas. Mientras que las comunidades Santa Teresita, Jumara Karra, Dichardi Wuonaan se encuentran confinadas y con dificultad de acceder a alimentos.

En el resguardo Santa Teresita de Juradó, donde vive una parte del pueblo Wounaan,  este 13 de mayo la comunidad denunció que en horas de la tarde, un grupo de hombres fuertemente armados identificados con insignias de las Autodefensas llegaron al resguardo a intimidar a la población y robarse varias gallinas.

Al día siguiente, el 14 de mayo, nuevamente llegaron  integrantes de las Autodefensas a revisar casa por casa y hurtar alimentos y mercados. En ese momento, como según explicó la ONIC “incursiona la Fuerza Armada Nacional en la comunidad e inician el combate dentro de la comunidad indígena. Los miembros de la comunidad corrieron buscando a sus familiares y refugiarse cada uno a sus casas mientras la Fuerza Armada Nacional tomaba el control de la situación, aunque este sea de forma momentánea.”

Durante estas semanas la comunidad  denunció que han vivido entre enfrentamientos y no han recibido ningún tipo de ayuda humanitaria porque el resguardo Santa Teresita es el  más lejano de la cabecera municipal. “Es una zona con difícil acceso, al momento no ha sido visitada y tienen problemas de salud y alimento”, señala un líder la comunidad en el video que pueden ver a continuación, cortesía de la Organización Indígena de Antioquia (OIA).

Hablamos con el Comité internacional de la Cruz Roja (CICR) sobre este caso y nos confirmó que actualmente está en la zona buscando mitigar los efectos del conflicto armado en la población civil. De hecho, desde semanas anteriores envió personal a la zona para verificar la situación y ha sido una de las pocas entidades en desplegar personal hacia estos corregimientos.

Ante las denuncias que ha hecho la comunidad en el municipio de Juradó, el 28 de abril se realizó un Consejo de Seguridad en la comunidad de Dos Bocas, con la presencia de la alcaldía, la gobernación,  la Personería, la  Defensoría del Pueblo y Fuerza Pública. De momento, las ayudas humanitarias que se acordaron en dicho consejo siguen sin llegar, por lo menos en su totalidad.

De igual forma, el 29 de abril se hizo un comité de Justicia Transicional (CJT) para evaluar posibles mecanismos de respuesta para atender la crisis. También, el 8 de mayo la Unidad para las Víctimas anunció que se invertirán 171 millones de pesos para atender a la población.

Sin embargo, en el caso del resguardo indígena Santa Teresita, de la comunidad Wounaan, las ayudas son escasas y  aún no ven la presencia de organizaciones humanitarias.

Este enfrentamiento entre el ELN y las AGC se debe a la disputa que tienen por el territorio para seguir con la producción de cultivos de uso ilícito en la zona del Pacífico colombiano. Los municipios que más han vivido este enfrentamiento en Chocó  han sido Bahía Solano, Bojayá, Carmen del Darién, Riosucio, Juradó y San José del Palmar.