Cinco animales que conviven con el conflicto armado
Leer

Cinco animales que conviven con el conflicto armado

Staff ¡Pacifista! - Septiembre 5, 2015

Donde estos 5 animales han dejado huellas también lo han hecho los distintos actores del conflicto armado.

Compartir

Los 1.141.748 km2 de área continental que tiene Colombia albergan el 14% de la flora y fauna mundial. Tenemos alrededor de 54.871 especies registradas y de éstas 66 aves, 1500 plantas, 367 anfibios, 115 reptiles y 34 mamíferos son únicos o exclusivos de nuestro territorio nacional.

De estas especies, 1500 se encuentran en estado de vulnerabilidad [VU], en peligro [EN] o en peligro crítico [CR] de extinción. Las razones son variadas, pero oscilan entre la cacería ilegal, la minería, los cultivos ilícitos, la contaminación y la destrucción de hábitats. Ninguna de estas causas apunta necesariamente al conflicto armado como posible responsable. Sin embargo, donde se han librado las peores guerras en Colombia han sido y son, también, territorios sagrados, ecosistemas endémicos y puntos estratégicos para la biodiversidad del país. Una triste coincidencia.

Donde estos 5 animales en riesgo de desaparecer han pisado o volado y han dejado huella, también lo han hecho los distintos actores del conflicto armado.

El Tití gris (Saguinus leucopus)

Imagen vía.

El Tití gris vive en el bosque seco tropical y húmedo tropical. Convive en grupos hasta de 15 individuos, duerme sobre las punta de los árboles y come insectos y frutos blancos.

Es una especie endémica que está en estado de vulnerabilidad según las categorías de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). ¿Las razones? Este animal es una de las especies que más se trafican ilegalmente (porque algunos los consideran mascotas) y han sufrido las consecuencias de la transformación de su hábitat por pastizales y cultivos.

La zona geográfica donde se encuentra este mico son el Valle bajo del río Cauca y medio del río Magdalena. Es de resaltar que gran cantidad de estos micos viven en la Serranía de San Lucas que ha sido escenario constante del conflicto armado colombiano.

Esta zona ha sido codiciada por los grupos armados por recursos como el oro y la cercanía con el Río Magdalena. En la década 1970 fue ocupada por el ELN y algunos años después fue por los Frentes 24 y 46 de las Farc. Esta también es la zona donde nació el Bloque Central Bolívar de las Autodefensas, comandado por alias Macaco, alias Julián Bolívar y alias Ernesto Báez.

La Danta cordillereana o lanuda (Tapirus pinchaque)

Foto vía.

La Danta Lanuda, pariente lejana de los caballos y los rinocerontes, come hojas, tallos y frutos de plantas vasculares en páramos y bosques de niebla. Suelen ser buenos nadadores y escaladores y pueden vivir hasta 30 años.

Esta Danta vive en algunas zonas del Perú, Ecuador, Venezuela y Colombia. En nuestro país está catalogada como En Peligro (EN) de extinción, principalmente por la pérdida de su hábitat. Además sus usos medicinales (sus patas se usan en tratamientos contra la epilepsia y en dolencias del corazón) han llevado a su caza excesiva.

Localmente no es común, y las densidades de población son muy reducidas, pero la mayoría de las dantas cordillereanas de nuestro país deambulan por el Macizo colombiano. Esta región no sólo es estratégica a nivel ecológico, por sus manglares y humedales que producen gran parte del agua dulce en Colombia, sino que ha sido clave para el narcotráfico del que sacan provecho distintos grupos armados.

A principio de los 80 los Frentes 29 y 31 de las Farc controlaron gran parte del Macizo hasta que apareció, a mediados de esa década, el ELN. Luego, a comienzos de los 90, el Macizo, también conocido como El Nudo de Almaguer, fue ocupado por los Frentes 13, 2 y 66 de las Farc y el Frente Manuel Vásquez Castaño del ELN.  En ese momento ocurrió una invasión de los cultivos ilícitos y los se convirtió en escenario de innumerables combates e intentos de erradicación por parte del Ejército.

Hoy la presencia de grupos armados no es el único problema del Macizo colombiano. De hecho, ya son varios los megaproyectos y títulos mineros (de compañías como Anglo Gold Ashanti, Continental Gold, Carboande) que pretenden transformar el Nudo del Almaguer en algo irreversiblemente diferente a lo que es hoy.

El Oso Palmero (Myrmecophaga tridactyla)

Foto vía.

El Oso Palmero es silencioso, solitario y pacífico. Come principalmente hormigas y termitas que saca con su trompa de las raíces de los árboles y de túneles que abren en la tierra. Pueden vivir hasta 16 años y generalmente lo hacen en zonas de vegetación abierta, bosques ralos o densos, zonas bajas áridas o montañosas altas y húmedas.

Este oso, también conocido como Oso hormiguero, caballuno, pajizo o taburá se encuentra en estado vulnerable en Colombia, según la UICN, por su cacería y modificación del hábitat. Aún así, la presencia de esta especie se ha registrado en Cesar, Magdalena, Casanare, Vichada, Vaupés, Guianía, Nariño, Putumayo, Amazonas, Chocó y Meta.

En éste último departamento es frecuente su avistamiento en la Serranía de la Macarena, cuya fauna cuenta, además, con 500 especies de aves, 1.200 especies de insectos y 100 de reptiles, pumas, venados y 8 especies de monos.

Es un terreno abrupto que han sabido capturar los grupos armados ilegales. La Macarena, también ha sido base para cerca de 3.500 hombres del Bloque Oriental de las Farc y un escenario frecuente de combates. Por ejemplo, allí se registró la Operación Sodoma del Ejército, que terminó con la muerte del Mono Jojoy, comandante de esa estructura, en 2010.

Aunque el Parque Natural de la Sierra de la Macarena está abierto al público en este momento, a pocos kilómetros aún se siente la zozobra de la guerra entre el Estado y las Farc.

La Rana venenosa de Lehmann (Oophaga lehmanni)

Esta colorada ranita, también conocida como Candelilla roja o amarilla, mide apenas 35.5 mm y es una de las ranas más venenosas del mundo. Es endémica de nuestro país y por su despampanante apariencia es objeto de tráfico ilegal. Además, el incremento de la agricultura en zonas de ladera y la tala de grandes árboles ha amenaza su hábitat. Por estas razones, la rana de Lehman se encuentra en peligro crítico de extinción, según la UICN.

Esta rana endémica habita toda la cordillera Occidental hasta el litoral Pacifico. Esta superficie de extensión abarca desde los alrededores del municipio de Dagua, hacia la cuenca de los ríos Dagua y Anchicaya, en el departamento del Valle, y va hasta el norte de Quibdó en el departamento del Chocó.

Esta rana está en inmediaciones del puerto más importante, y más violento, sobre el Océano Pacífico. Enfrentamientos entre guerrillas, paramilitares, bandas criminales y el Estado han sido el pan de cada día en Buenaventura. Desde 1995 el puerto ha soportado la presencia de las Farc, con el frente 30 y el frente Manuel Cepeda; en 2000, el control del Bloque Calima de las AUC y alianzas narco-paramilitares; en 2007, la llegada de los ‘Ratrojos’ y los ‘Urabeños’. Estos y otros grupos han hecho a Buenaventura un escenario de más de 20 años de guerra constante.

La Perdiz Carinegra (Odontophorus atrifrons)

Foto vía.

Es la única perdiz que tiene la cara y garganta de color negro, por lo que es difícil confundirla con otras especies. Es granívora y se alimenta principalmente de semillas. Se encuentran entre 1200-2800 metros sobre el nivel del mar en bosques húmedos montanos. También pueden encontrarse en bosques de crecimiento secundario.

Aunque la Perdiz carinegra es considerada una especie común, la deforestación de los bosques de montaña y la conversión de las tierras para uso agropecuario la han convertido en una especie en condición de vulnerabilidad a la amenaza de extinción.

Si se corre con suerte, este pájaro puede encontrarse entre el occidente de Venezuela y el nororiente de Colombia, en la Región del Catatumbo. Esta zona, estratégica por su relieve montañoso y por su límite de frontera,  en las décadas los 70 y 80 estuvo bajo el control permanente de las guerrillas de las Farc y el ELN hasta la llegada del Bloque Catatumbo de las Autodefensas. Además, es un corredor estratégico para organizaciones ilegales, bandas criminales y narcotráfico. El Catatumbo es el lugar de Colombia donde más se ha acelerado la concentración de cultivos ilícitos.