‘Bien por la condena de Narváez, pero falta verdad’
Leer

‘Bien por la condena de Narváez, pero falta verdad’

Staff ¡Pacifista! - Agosto 14, 2018

El Juzgado Séptimo le dio 30 años de cárcel al subdirector del antiguo DAS por ser "determinante" en el asesinato del reconocido periodista. 

Compartir
José Miguel Narváez, exsubdirector del DAS. Foto: El Espectador.

Un día después de la conmemoración de los 19 años del asesinato de Jaime Garzón, el juzgado séptimo especializado de Bogotá condenó a 30 años de prisión al exsubdirector del antiguo Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) José Miguel Narvaéz, por su participación en el asesinato del humorista. Además del tiempo en prisión, Narváez tendrá que pagar 390 millones de pesos a la familia de Garzón por el concepto de prejuicios morales. Por el crimen solamente había sido conendado el paramilitar Carlos Castaño. José Miguel Narváez, también acusado de ser ideólogo de las Autodefensas, fue quien presionó a diferentes grupos paramilitares para que asesinaran a Garzón. Así lo dice el Juzgado Séptimo Especializado. “Constantemente asedió al jefe de las autodefensas para que perpetrara el crimen, para lo cual aportó información que supuestamente vinculaba al periodista con la guerrilla e incluso le mostró una foto en el cual éste vestía una chaqueta camuflada en una zona de Sumapaz”, señala la sentencia.

El juzgado confirmó que el humorista fue víctima de seguimientos antes de ser asesinado. Existió, previamente, un trabajo de inteligencia sobre su vida diaria y datos como el vehículo en el que se transportaba y sus horarios. Pese a que Narváez se defendió diciendo que su acusación era una retaliación por parte de Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’, por su extradición, el juez no encontró pruebas de esta afirmación ni de que Macaco manipulara a los testigos que vinculaban a Narváez. Contra Narváez reposan varios testimonios, como los del líder paramilitar Salvatore Mancuso, quien calificó a Narváez como “ideólogo” de las Autodefensas.

La sentencia llega ocho años después de que avanzaran las investigaciones. En junio de 2010, de hecho, la Fiscalía profirió medida de aseguramiento contra Narváez por ser el presunto determinador del homicidio de Jaime Garzón. La decisión la tomó un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos. En octubre de 2013, ante el juzgado Séptimo Especializado de Bogotá, inició la etapa probatoria del juicio a José Miguel Narváez. El proceso sufrió varios reveces por suspensiones y estrategias dilatorias por parte de la defensa del exdirector del DAS.

Desde ¡Pacifista! hablamos con el abogado de la familia de Garzón, Sebastián Escobar, sobre esta importante aunque retardada decisión judicial:

¿Por qué es importante esta condena?

Primero por el mensaje que transmitíamos precisamente ayer en la conmemoración que hicimos de los 19 años del asesinato de Jaime. Este era un caso que, a pesar de ser emblemático y conocido por la opinión pública, no se había avanzado en responsabilidades penales individuales. Esto es un paso histórico e importante, más frente a una persona que cayó en desgracia no solo por este sino por los demás crímenes en los que ha estado involucrado. Él fue miembro del grupo de empalme de la hoy vicepresidenta cuando asumió el Ministerio de Defensa en el gobierno de Uribe, por ejemplo. Acá se está desentrañando una realidad y es que en el crimen de Jaime hubo participación de sectores importantes del Estado colombiano y de las Fuerzas Militares.

Hay un detalle en el fallo de Narváez y es que el Juzgado condenó pero paradójicamente quitó la declaratoria del caso como un crimen de lesa humanidad, ¿Qué piensa al respecto?

A nosotros nos parece muy preocupante porque desconoce algo que ya había sido reconocido por otras autoridades judiciales. Acá hay algo y es que uno siempre tiene que garantizar que las decisiones judiciales sean coherentes, pero en este caso la Fiscalía dice una cosa y el Juzgado dice otra. Lo que se señala en el fallo es que supuestamente el Juzgado no encontró elementos de prueba para determinar que el crimen de Jaime Garzón fue de lesa humanidad, y eso es supremamente desacertado porque está más que probado que sí hubo responsabilidad estatal. Además fue un homicidio en el marco de una serie de ataques sistemáticos en contra de defensores de Derechos Humanos y, sobre todo, de la paz de la que tanto se hablaba en ese momento.

¿Por qué cree entonces que los jueces quitaron esa categoría?

Ellos no hacen expresos los argumentos porque son extraprocesales, pero nosotros lo que vemos es una preocupación muy grande porque lo que quieren hacer no contribuye a la verdad de las víctimas y familiares a pesar del avance histórico que se logró hoy con la condena de Narváez. Por eso vamos a adelantar acciones para apelar la decisión en lo que corresponde la no declaratoria de lesa humanidad en el asesinato de Garzón.

¿Qué significa que Narváez sea condenado como el “determinador” del crimen de Jaime? 

Cuando hablamos de “determinador” es que hizo nacer la idea de cometer el crimen, o al menos la fortaleció en gran parte. Las pruebas apuntan a que José Miguel fue el que hizo nacer la idea en Carlos Castaño de asesinar a Jaime en el marco de la colaboración que él estaba brindando para la liberación de secuestrados. Nosotros conocemos que este personaje fue el mensajero que transmitió la orden de sectores a mucho más alto nivel al interior de las Fuerzas Militares y así lo han confirmado algunos jefes paramilitares condenados. Él entregó una información de inteligencia militar en la que estaban los seguimientos que le hacían a Garzón en Sumapaz, fotografías, videos y demás.

¿Qué quiere decir el hecho de que el exdirector del antiguo DAS sea culpable?

Quiere decir que, como lo decía anteriormente, no hay manera de negar que este fue un crimen de lesa humanidad. Condenar a una de las personas claves en el eslabón de toda esta estructura que se organizó para quitarle la vida a Jaime es de vital importancia, porque relaciona también a autoridades del Estado, paramilitares y militares detrás de esto. Narváez siempre estuvo manejando y coordinando las actuaciones de estos tres actores.

¿Sabemos que hay otros implicados, qué falta?

Está Jorge Eliecer Plazas Acevedo, por ejemplo, una persona que pidió someterse a la JEP recientemente, aunque no por el caso de Garzón sino por otro homicidio. Se sabe que Plazas Acevedo como coronel fue el responsable de la oficina de inteligencia de la brigada 13 de Bogotá y por consiguiente de los seguimientos de inteligencia en contra del periodista. Ese juicio estaba en trámite pero se suspendió por su intención de ir a la Jurisdicción Especial de Paz, ya que ahora hay que determinar quién es el competente para recibirlo. Para nosotros, sin embargo, es la Corte Constitucional. También se encuentra vinculado al caso Rito Alejandro Del Río, pero aún faltan responsabilidades por determinar y verdades por contar a más alto nivel ya que ellos no eran los que estaban a cargo. Eran subalternos y se sabe que en el crimen de Jaime la orden vino de esferas muy grandes del poder.

¿Qué se viene después de esto?

La defensa tiene la posibilidad de apelar esta decisión, lo que seguramente va a pasar, pero mientras tanto nosotros hemos anunciado que vamos a revisar la no declaratoria de lesa humanidad en el crimen de Jaime, que es lo que nos tiene en mayor alerta en este momento.

Cómo se relaciona esta condena con la tutela que interpuso Narváes en 2016 para no responder por las chuzadas del DAS? ahí ya tenia 8 años de cárcel…

En ese caso si no estoy mal porque no tengo mucho conocimiento, se declaró prescripción por el Tribunal a raíz de la pena máxima de ocho años que ya estaba. Cuando fue el fallo creo que ya había transcurrido ese tiempo por lo que ya había prescrito. Es decir no se juntan condenas por lo que en este momento solo debería cumplir los 30 años que ya se estipularon. Sin embargo, hay algo que llama la atención y es que Narváez está privado de la libertad en un centro de reclusión militar en Facatativá (Cundinamarca), lo que ha sido de extrema preocupación para los defensores de las víctimas ya que él tiene estado de civil. No entendemos por qué está allá y el Inpec, quien toma la decisión, no ha dado explicación alguna.

¿Cómo recibe la familia de Jaime esta noticia?

Con muchísimo oprimismo. Tuvieron que pasar 19 años para por fin establecer responsabilidades individuales pero aún queda mucho camino por recorrer y muchos escenarios de verdad por esclarecer.