¿Las Farc rompieron el cese al fuego cerca de la zona de desminado? | ¡PACIFISTA!
¿Las Farc rompieron el cese al fuego cerca de la zona de desminado?
Leer

¿Las Farc rompieron el cese al fuego cerca de la zona de desminado?

Juan David Ortíz Franco - Abril 15, 2016

Esa guerrilla estaría involucrada en varios asesinatos cometidos en Briceño. El municipio está en medio de una disputa entre paramilitares y el frente 36 de las Farc.

Compartir
En Briceño existe una disputa entre el frente 36 de las Farc y hombres de Los Urabeños. Foto Juan David Ortiz Franco.

 

En cinco días cuatro personas han sido asesinadas en Briceño. Mientras la tensión aumenta por las disputas territoriales entre Los Urabeños y el frente 36 de las Farc, hasta las autoridades locales temen hablar de lo que ocurre y piden a la Gobernación de Antioquia y a la Fuerza Pública que se pongan al frente de la situación.

“El caso en el municipio es muy complicado. Estamos esperando que el gobierno departamental, la Policía y el Ejército tomen decisiones porque ya llevamos cuatro muertos en una semana”, le dijo a ¡PACIFISTA! Danilo Agudelo, alcalde de Briceño.

Vea también: El peso que cargan quienes viven cerca de Hidroituango

Esa fue su única frase sobre lo que ocurre en el pueblo. No habló de quienes podrían estar detrás de los homicidios y las intimidaciones. No quiso ofrecer detalles sobre esas muertes pero, en la misma conversación, el alcalde aseguró que está preocupado y que, a pesar de que ningún funcionario de su administración ha recibido amenazas, les han recomendado no hablar con la prensa. “Es que uno a lo último no puede decir nada”, dijo Agudelo.

El miedo del alcalde no es muy distinto al que se ha regado entre los pobladores de Briceño. “A uno de estos temas le da tanta pereza hablar, lo único que le puedo decir es que ha habido unos asesinatos, inclusive en el casco urbano”, dijo un concejal.

Y es que con los cuatro muertos de esta semana llega a 10 el número de personas asesinadas en lo corrido del año en un municipio que apenas supera los 8.000 habitantes y donde, hasta hace poco, estaban puestos muchos ojos por cuenta del proyecto piloto de desminado humanitario en la vereda Orejón.

La “limpieza social” de las Farc

El desminado acordado por las Farc y el Gobierno en La Habana, ese proceso —aún inconcluso y sin una fecha concreta para su continuación— puso en el mapa a Orejón, una pequeña vereda conformada por no más de 80 familias en el occidente del municipio. Ese fue el lugar elegido porque, según dijo entonces el Gobierno, se trataba de uno de los territorios más minados de Colombia.

Vea también: ¿Desminado humanitario o minero energético?

Esa y otras veredas hacen parte de un territorio que durante años ha sido un fortín del frente 36 de las Farc. El interés de esa guerrilla por preservar su dominio en la zona fue, justamente, el motivo para plagar de minas la región. Sin embargo, siete meses de trabajo del Batallón de Desminado Humanitario (Bides) del Ejército y la ONG Ayuda Popular Noruega, con el acompañamiento de integrantes de la guerrilla, solo dejaron un saldo de 33 explosivos destruidos en un lugar donde, se presumía, el número de minas podría llegar a 3.000.

Van por lo menos 10 asesinatos en lo corrido de 2016 pese a que en Briceño hay una fuerte presencia del Ejército y la Policía. Foto Juan David Ortiz Franco

 

Al culminar la primera fase del proceso, el Gobierno aseguró que el número inicial pudo haber sido exagerado, pero que en cualquier caso habría una segunda etapa para continuar los trabajos en el territorio. Cuatro meses después, las actividades de desminado siguen paralizadas y los sitios intervenidos no han sido entregados a la comunidad como libres de sospecha de minas.

Vea también: Una mina estalló y mató una vaca. El miedo no se ha ido de Orejón

Eso sí, todo el proceso sirvió para que se pusiera en evidencia el temor de la comunidad por el destino que tendrían Orejón y las veredas más cercanas una vez terminara ese proceso. También, porque una vez se logre un acuerdo para la desmovilización de las estructuras de las Farc que han dominado esa región, el territorio podría quedar a merced de otros actores armados.

Las razones para esas dudas se deben a que desde hace ya varios meses algunas veredas y el casco urbano del municipio fueron “colonizados” por Los Urabeños y con su llegada empezaron los amagues de guerra que se confirmaron con los homicidios de los últimos meses. Según habitantes de la región, aún con su cese al fuego unilateral, muchos de esos asesinatos han sido ordenados por las Farc.

“El frente 36 está haciendo lo que llaman ellos una limpieza. Ya la están haciendo, porque a todos los que ellos están amenazando, o se van o los matan”, dice un habitante del municipio. Y así las autoridades no la confirmen, esa es la versión que ronda en Briceño. A esas disputas entre guerrilla y paramilitares atribuyen algunos pobladores los homicidios de la última semana y la salida de por lo menos cinco personas que el jueves decidieron desplazarse a raíz de las amenazas de las Farc.

“El problema es que hablar en Briceño sobre X o Y grupo es complicado. Si usted dice cualquier cosa de ellos ya lo están amenazando. La situación está muy tensa, pero esto ya se veía venir porque para nadie es un secreto que aquí están ‘Los Úsuga’ y las Farc. Ahora fue la guerrilla, pero los paramilitares también están matando gente”, agrega la fuente.

Vea también: Así se vive el paro de Los Urabeños

Por el lado de la guerrilla, quien estaría a cargo de la misión de expulsar a los paramilitares sería un hombre con el alias de “Cabuyo”. Esa persona habría coordinado los ataques contra las personas que las Farc han señalado de ser colaboradores de Los Urabeños. “Hay mucha gente que ya ha salido del pueblo porque las Farc ya han demostrado que sí cumplen las amenazas. Uno no puede tapar las cosas y decir que no son ellos”, dice otro habitante de Briceño.

Ese pulso por el poder aún no termina. Aunque los efectos de la “limpieza”, según dicen en el pueblo, ya se han empezado a notar —por ejemplo se han dispersado los grupos de hombres vestidos de civil que “vigilaban” en algunas calles—, hace apenas dos semanas Briceño se paralizó casi por completo por cuenta del paro armado de Los Urabeños. Es así como la guerra entre los nuevos paramilitares que se han tomado el pueblo y las Farc, con todo y su cese al fuego, parece tener todavía mucho por delante.