¡Oh, sorpresa! A la Comisión de la Verdad y la JEP las atacan con mentiras e injusticias | ¡PACIFISTA!
¡Oh, sorpresa! A la Comisión de la Verdad y la JEP las atacan con mentiras e injusticias Imagen: Cristian Arias
Leer

¡Oh, sorpresa! A la Comisión de la Verdad y la JEP las atacan con mentiras e injusticias

José Puentes - Julio 10, 2020

ANÁLISIS | Decir que los comisionados de la verdad tienen afinidad o nexos con grupos armados es riesgoso en un país donde amenazan o asesinan a líderes sociales porque los acusan falsamente de pertenecer o apoyar a una guerrilla.

Compartir

Desde su cuenta en Twitter, Juan Carlos Pinzón, exministro de Defensa durante la presidencia de Juan Manuel Santos, señaló recientemente que el trabajo de la Comisión de la Verdad, una de las instituciones creadas en el Acuerdo de paz con las Farc, no es creíble y tiene una visión sesgada, pues la “mayoría de los comisionados registran afinidad ideológica o nexos con grupos armados”. Además, pide la incorporación de nuevos miembros que garanticen “balance y confianza”.

 

 

Las críticas del exministro hacia el Acuerdo de paz y las instituciones que nacieron de allí no son nuevas. Pinzón, quien también fue embajador de Colombia en Washington, se presentó a las elecciones presidenciales de 2018 apartándose del discurso de paz que pregonaba el gobierno del que hizo parte. Sus pullas fueron leves al principio. En julio de 2017 comentó que el Acuerdo “pudo hacerse mejor”. Meses después, en noviembre, dijo en una entrevista a La Silla Vacía lo siguiente: “No es posible que las Farc sigan haciendo política sin haber cumplido siquiera sus compromisos con la Justicia Especial para la Paz (JEP)”.

En diciembre de ese mismo año, El País de España publicó una nota con cuestionamientos que lanzó Pinzón hacia la JEP: “Hay preocupación en cómo se comportará (la JEP), sobre si los magistrados que están allí van a actuar para cerrar esa fase de la historia y permitirle al país reconciliarse o si van a comenzar una especie de persecución contra quienes ganaron militarmente a las Farc”.

Todas esas críticas se contradicen con un video de 2016 donde el entonces ministro afirmaba que votaría sí en el plebiscito que se organizó para que los colombianos expresaran su apoyo o rechazo a lo pactado entre el gobierno y las Farc. “Voto sí porque estamos ante la oportunidad de mirar hacia el futuro, porque me constan los esfuerzos del gobierno del presidente Santos para llevar al país hacia un mejor estadio”.

 

 

Los ataques y las críticas al Acuerdo de paz, en especial hacia el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (compuesto por la Comisión de la Verdad, la JEP y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas —UBPD—), han llegado por varios frentes, pero una de las principales fuentes es el uribismo. Por ejemplo, la senadora María Fernanda Cabal recurrentemente arremete contra la labor del padre Francisco de Roux en la presidencia de la Comisión de la Verdad.

En una entrevista para Blu Radio en enero de 2018, la congresista dijo que De Roux “no es garantía para lograr ninguna verdad, ya que es algo que ningún cura jesuita adscrito a la teología de la liberación podría alcanzar”. Y en marzo de 2019, en su cuenta de Twitter, Cabal escribió: “El presidente de la Comisión de la Verdad, diciendo mentiras. Por eso seguimos atrapados bajo la telaraña socialista”. El trino iba acompañado de un artículo donde De Roux pide proteger el Acuerdo ante las modificaciones propuestas por el gobierno Duque.

 

 

Otro congresista que ha criticado que De Roux presida la Comisión es Ernesto Macías, también uribista. En un trino de noviembre de 2017, cuando se oficializó su nombramiento, el senador lo calificó de “cura guerrillero” e insinuó que tiene una “oscura verdad” por revelar.

 

 

Pero los ataques contra la Comisión no se han quedado en declaraciones a medios de comunicación o mensajes por las redes sociales. Óscar Darío Pérez, representante a la Cámara del Centro Democrático, presentó en 2018 un proyecto de ley para prohibirle a las instituciones del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición el acceso a documentos militares, con el argumento de que ponen en riesgo la seguridad nacional. Sin embargo, el congresista tuvo que retirar el proyecto porque se basó en una publicación falsa en redes sociales, difundida por el uribismo, donde sacaban de contexto un video del padre De Roux en un conversatorio con miembros del Eln en julio de 2017.

“La Comisión ha encontrado, en su trabajo de esclarecimiento, que la estigmatización es una constante de nuestro conflicto, usada de manera recurrente para manchar reputaciones con consecuencias frecuentemente letales”, respondió la institución en un comunicado a los señalamientos de Pinzón. “El pronunciamiento contra los comisionados es una típica estigmatización que, lanzada sin medir consecuencias desde centros de poder, eleva la probabilidad de homicidios en los territorios”.

Si bien desde la instalación de la Comisión, el 28 de noviembre de 2018, no han atentado en contra de los comisionados, los señalamientos de que simpatizan ideológicamente o tienen nexos con grupos armados sí los ponen en riesgo, especialmente en un país donde una de las razones por las que amenazan y asesinan a los líderes sociales y defensores de derechos es la falsa acusación de que pertenecen o son colaboradores de guerrillas.

Ahora, los ataques también van contra la JEP. Con la etiqueta #JEPCómplicesDeFarc, uribistas y congresistas del Centro Democrático como Santiago Valencia, María del Rosario Guerra y Ruby Chagüi aseguran falsamente en Twitter que esta jurisdicción no es rápida en juzgar y castigar a los exguerrilleros de las Farc que se sometieron a la justicia, por lo que promueve la impunidad. Recientemente El Espectador publicó una investigación donde explica cómo funciona una campaña en redes sociales, promovida por uribistas y opositores al Acuerdo de paz, para desinformar sobre la labor de la JEP.

Vale la pena recordar las veces que el senador Álvaro Uribe Vélez ha pedido eliminar la JEP porque, según sus argumentos, no hay garantías para el juzgamiento de militares, los crímenes contra menores de edad en el marco del conflicto quedarán impunes y se cierran las puertas a la extradición. La cruzada por acabar con la JEP la hace a través de las redes sociales (principalmente por su cuenta en Twitter). Tampoco olvidemos la campaña del uribismo para que el presidente Duque objetara la ley estatutaria de esa jurisdicción, que al final fue sancionada luego de que la Corte Constitucional desechara los reparos que se tenían sobre la norma.

Los ataques contra la Comisión y a la JEP que hemos recogido en este texto demuestran que existe un amplio desconocimiento de sus funciones y de lo clave que son para la construcción de paz en Colombia; y a la vez dejan ver una estrategia de los opositores al Acuerdo para ralentizar y entorpecer su implementación. Pero pese a eso, ambas instituciones son las que más avance mostraron entre diciembre de 2018 y noviembre de 2019 según el cuarto informe del Instituto Kroc, la organización que le hace seguimiento al cumplimiento de lo pactado entre el gobierno y las Farc.

“Esto se debe principalmente a que las entidades del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición ya se encuentran operando. El apoyo de la comunidad internacional fue esencial para su funcionamiento. También avanzaron en su despliegue territorial y lideraron procesos amplios de participación para las víctimas, especialmente las mujeres, la población LGBTI+ y las comunidades étnicas, lo cual le otorgó legitimidad ante estos grupos”, destacó el instituto.

La Comisión, con el apoyo de la JEP y la UBPD, le pide a Pinzón que se retracte públicamente de lo que trinó. Pero más allá de eso, amerita también que el exministro, la congresista Cabal y los demás miembros del uribismo que han atacado a estas instituciones se acerquen a ellas y se informen mejor del importante trabajo que viene adelantando por la búsqueda de la verdad, la justicia y la no repetición del conflicto en el país, pues se han ganado la confianza en los territorios y de las víctimas que reclama Pinzón en Twitter.

 

A José lo pueden encontrar acá.